CRUZ DE GUÍA

 
 

Autor: Anónimo.

Cronología: Principios del siglo XX.

Material: Plata de ley, terciopelo morado y madera.

Descripción: La Cruz de Guía es la insignia que abre marcha en nuestras procesiones de Semana Santa desde el siglo XVIII, siendo portada por un nazareno. Varían los materiales en que están ejecutadas, destacando las realizadas en maderas oscuras y con cantoneras de plata, otras de orfebrería completa, de talla dorada, de carey y la de enagüilla.
S
in duda, se trata de una de las obras más destacadas del patrimonio artístico de la Hermandad de la Esperanza. Fue donada por S.A.R. la Infanta Doña Isabel Francisca, a la que avatares dinásticos hicieron varias veces Princesa de Asturias. La donación fue efectuada a principios del siglo XX, y aunque no podamos precisar la fecha concreta en que se realizó, sí podemos señalar que la prensa onubense indica su incorporación a la Cofradía con anterioridad a 1920.
Está realizada en plata de ley y constituida por una cenefa, invariable en sus motivos, profusamente calada, que se asienta sobre terciopelo morado. En la intersección entre el stipe y el patibulum , y dentro de un área circular, se plasma en el anverso una Cruz latina escoltada por sendos óvalos con los anagramas de Jesús y de María y el Escudo de la Casa Real en el reverso. De los ángulos que crea la intersección arrancan cuatro destellos clásicos. Por último, la pieza aparece rematada por la leyenda INRI.
La insignia ha sido restaurada en varias ocasiones, la última en 1989, en el taller de los Hijos de Juan Fernández, consistente en la sustitución de las piezas plateadas que forman su perímetro y cambio del terciopelo morado.
La Cruz de guía va acompañada por faroles, con luz de color roja. Restaurados también en 1989.

 

Texto de Sergio Moreno Rasco

 

Volver