CORONA DE LA CORONACIÓN DE LA VIRGEN DE LA ESPERANZA

 
 

Autor: Antonio Cuadrado.

Cronología: 2000.

Material: Oro, oro blanco, plata dorada, marfil y piedras preciosas.

Descripción: La corona es un atributo que indica realeza y que se coloca a las Vírgenes Dolorosas por ser considerada María por los cristianos como Reina, al ser Madre del Redentor.
La presente pieza está compuesta por un canasto que va sobre las sienes y aureolada de una ráfaga con rayos. También se le adosa al canasto, imperiales y una bola, representación del mundo, con cruz. Antiguamente no llevaban estrellas en los terminales de los rayos de la ráfaga, siendo modernamente su uso, pues las mismas se le colocaban a las Imágenes Concepcionistas o de gloria, por representarlas como aparece en la descripción del Apocalipsis. Posee canasto de seis caras y, en el centro de cada una de ellas, lleva cartela ovalada y hueca, cerrada por una fina malla a modo de red con brillantes en los nudos; cada una de ellas se remata con una concha con nervios de brillantes. La cartela central se remata con un ramillete de flores de oro blanco y piedras preciosas.
Entre las cartelas hay motivos vegetales y de florales, en cuyo centro se engarza una amatista, y en la parte superior un querubín. La base del canasto el lisa y abombada, con guirnaldas de flores, alrededor de todo el conjunto, que sustentan pedrería verde.
De cada una de las cabezas de angelitos del canasto parten las imperiales, muy finas y de motivos vegetales. Se unen todas en el centro sobre un ancla que queda suspendida en el centro del canasto.
La ráfaga es de motivos vegetales, azucenas y espigas, así como dos cartelas con los escudos de Huelva y de la Compañía de las Hermanas de la Cruz. Todo el conjunto se remata con rayos en grupos, unos más largos y otros más cortos, rematados a su vez con estrellas en dos tamaños diferentes. En el centro de la ráfaga, orbe en marfil, y sobre la custodia con dos ángeles de marfil, remata el conjunto la cruz de la Hermandad, calada y de granates.
Fue donada por la familia González Rubio, estrenada e impuesta a la Virgen con motivo de su Coronación Canónica, el diseño corrió a cargo de Enrique Bendala Azcárate.

 

Texto de Sergio Moreno Rasco

 

Volver