Autor: Taller de Joaquín Gómez del Castillo.

Cronología: 1939.

Material: Madera policromada. Imagen de candelero para vestir.

Medidas: 177 cm.

Restauraciones: Antonio León Ortega, quien en los años 60 afinó el candelero de la imagen a la altura de la cintura. Talleres Nuestra Señora de la Almudena (Madrid), bajo la dirección de Raimundo Cruz Solís en 2012.

Descripción: La venerada Dolorosa mantiene la cabeza en posición frontal y dirige levemente la mirada hacia el suelo. Posee el recurso de la peluca de pelo natural con el fin de acentuar el naturalismo barroco. Su rostro es ovalado, mostrando la expresión apenada y concentrada en su aflicción y unas facciones nobles y aniñadas. El entrecejo se frunce, en señal de acusado dolor, y provoca el arqueamiento de las cejas, sutilmente policromadas. Los ojos son de cristal, presentando el iris pincelado en color miel, y las pestañas, postizas en el párpado superior y pintadas las inferiores. La nariz es recta y afilada; el mentón, prominente y redondeado, y la boca, entreabierta, permite ver la lengua y los dientes superiores tallados. El cuello aparece ligeramente anatomizado, con una papada incipiente que, al igual que las carnosas mejillas, denota carnosidad en el modelado. Las manos, de tipo tenedor, aparecen extendidas, portando en la izquierda un rosario y en la derecha un pañuelo y una réplica de las antiguas barcas de pescadores onubenses, cincelada en oro de ley por los Hermanos Delgado.

 

Fotografía de Sergio Cabaco Garrocho

 

Volver